sábado, 1 de marzo de 2014

"Drácula Bram Stoker - Canción de amor para un vampiro - Annie Lennox video, música, letra, película

                                           
Canción de amor para un vampiro

Ven a estos brazos otra vez
y déjate caer.
El ritmo de este corazón tembloroso
está latiendo como un tambor...

Late por ti, sangra por ti.
No sabes como suena...
Porque es el tambor de los tambores...
Es la canción de las canciones...

Una vez tuve una rosa, la más rara,
que nunca fue destinada a florecer.
El cruel invierno heló su brote
y robó mi flor demasiado pronto.

Oh soledad, oh desesperanza...
buscaré los fines del tiempo,
porque no existe en todo el mundo
Un amor más grande que el mío.

Amor...oh amor, oh amor...
Todavía cae la lluvia
Amor, oh amor, oh amor...
Todavía cae la noche
Amor, oh amor, oh amor...
Sé mío para siempre
Amor oh amor, oh amor...

Déjame ser la única
Que te proteja del frío.
Ahora el paraíso está cubierto
por las estrellas más brillantes como el oro.

Brillan para ti, brillan para ti...
Se encienden para que las veas...
Ven a estos brazos una vez mas
  y pon a este espíritu en libertad...


Una de las mejores historias de amor, con una banda sonora inigualable y una interpretación de este tema "Canción de amor para un vampiro" magistralmente realizada por Annie Lennox (versión original del video)
La música, la historia, las geniales interpretaciones (sobre todo de Gary Oldman) y sus efectos especiales, todo ello, resulta en un film alucinante, erótico, romántico, sin dejar de lado el terror.
___________________________________________________________________________________


Drácula de Bram Stoker
(Breve sinópsis)


Antes de convertirse en un vampiro, el conde Drácula era el príncipe Vlad, que al enterarse de la muerte de su amada vendió su alma al diablo. En el siglo XIXJonathan Harker (Keanu Reeves), recientemente recibido como abogado, debe viajar hasta Transilvania para que el conde Drácula (Gary Oldman) firme unos papeles referentes a unas propiedades que acaba de adquirir en Londres. El problema es que el conde no es quién dice ser: en realidad es un vampiro que perdió a su amor cuatrocientos años atrás. Y curiosamente la novia de Harker, Mina (Winona Ryder), es un vivo retrato de ella.
Por ello, Drácula decide viajar hasta la capital británica para conquistarla. Mina, confusa, tiene un romance con Drácula y tiene que decidir entre el bien o el mal, por amor. 
Drácula, de Bram Stoker (Bram Stoker's Dracula, 1992) es una película dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Winona Ryder y Gary Oldman. Basada en la novela homónima de Bram Stoker, el guion fue escrito por James V. Hart y producida por Columbia Pictures. La banda sonora corrió a cargo de Wojciech Kilar, excepto el tema final Canción de amor para un vampiro, que fue compuesto por Annie Lennox. La película tuvo una buena acogida por el público y obtuvo 4 nominaciones a los Oscar de1992, de los que ganó tres: Mejor diseño de vestuarioMejor Maquillaje y Mejor edición de sonido.
Está considerada la adaptación oficial, la película más fiel a la novela que introduce a personajes nunca antes adaptados. Consiguió 215.862.692 dólares en todo el mundo y fue el retorno al éxito de Francis Ford Coppola.
Curiosidades del film
La frase con la que Mina describió el país natal de Drácula y Elisabeta durante su trance con la absenta, ¨una tierra más allá del bosque¨, es de hecho la traducción literal de la palabra Transilvania.

Coppola quiso reunir a los actores en su casa mucho antes del rodaje para que convivieran y tuvieran experiencias juntos. Entre esas experiencias figuraba la lectura conjunta de la novela de Bram Stoker, lo cual les llevó dos días completos, según el propio Anthony Hopkins. Tras dicha lectura, se les pidió a los actores que aportaran ideas para la película, lo cual acabó cambiando por completo el guión original. Según Winona Ryder, que dio a conocer dicho guión al propio Coppola, en principio se trataba de un texto muy filosófico y casi meditativo (narrado en primera persona) y no presentaba para nada la estructura que acabó teniendo al final. Uno de los añadidos principales de Coppola fue el prólogo en el que se relaciona la figura histórica de Vlad Tepes, o Vlad el Empalador, con el personaje creado por Bram Stoker.
Gary Oldman consiguió bajar una octava su propia voz para darle así un toque más dramático y amenazador a la voz del Drácula anciano. Según él mismo llegó a utilizar una grabación con aullidos de lobo para aportarle ciertos matices a dicha voz.

El extraño cochero que recoge a Jonathan Harker para llevarle al castillo de Drácula también fue encarnado por el propio Gary Oldman. La película coincide en ese punto con la novela de Stoker, en donde se insinúa que es el Conde mismo quien conduce su coche de incognito . 
La formidable banda sonora es obra del autor polaco Wojciech Kilar. La película contiene referencias al cine de Pabst, Murnau, Jean Cocteau y Abel Gance, y múltiples efectos visuales de fácil concepción (realizados con rudimentarios instrumentos), pero difícil ejecución: sombras que van a su bola, ilusiones teatrales, marionetas, maquetas pintadas en cristal, paredes que se mueven, escenas marcha atrás y continuos desafíos a las leyes de la Física en la naturaleza de las cosas, con el fin de dotar al relato de una extraordinaria atmósfera irreal; todo ello realizado por el magnífico fotógrafo Michael Ballhaus en colaboración con el hijo de Coppola (Roman Coppola), director de efectos visuales y ayudante de dirección) y Gary Gutiérrez, supervisor de efectos visuales.

Bram Stoker: El escritor al que Drácula hizo inmortal

El escritor irlandés creó con Drácula a un vampiro exótico y atractivo que la literatura y el cine acabaron perfeccionando.



Bram Stoker (1847-1912) nació en un pequeño pueblo de Irlanda y, con su gran obra maestra Drácula, escrita en 1897, engendró una criatura que acabó haciéndolo inmortal. Bram Stoker fue el primero en perfilar lo que hoy conocemos como vampiro moderno en el momento en el que engendró el personaje principal de su gran obra maestra. Oscar Wilde dijo de la novela de Bram Stoker que era la más bella escrita jamás, pero fue realmente el magnetismo del icono del vampiro, lo que catapultó y al mismo tiempo eclipsó a su autor, convirtiéndolo en el claro ejemplo de creador devorado por la criatura. Drácula no fue solo una obra literaria de la época victoriana. Fue mucho más. La pluma de Bram Stoker desencadenó una efervescente pasión por el folclore rumano, el ocultismo, los orígenes de este personaje de ficción marcado por su cercanía a la muerte, a la sangre, a la enfermedad y al erotismo. Murió enfermo, olvidado y pobre en una pensión londinense mientras su novela mayor, Drácula, se reeditaba con éxito razonable. 
Fue uno de los mitos literarios que mejor ha arraigado en el imaginario colectivo cuya existencia está indefectiblemente marcada por la muerte, la sangre y un insoslayable componente erótico. Hasta el punto de que mantiene hoy plena vigencia y sigue generando nuevas recreaciones artísticas y subproductos culturales.

FUENTES: Wikipedia - http://www.lavozdegalicia.es/ - Youtube