domingo, 20 de abril de 2014

La niña que fui- Poesía

Como una sobreviviente de la guerra de la vida, no puedo olvidarla. Ella vive en mi, y se presenta cada día. En todo lo que hago, ella me domina. No se cree la edad que tiene, porque ahí, donde vive, el tiempo no existe.. está a salvo. 


Te recuerdo niña, te recuerdo quieta.
Respirando silencios en las tardes muertas..
pendiente tu risa, robada inocencia,
rumiando preguntas, sin hallar respuestas.

Te recuerdo entonces, a solas… serena;
Perdonando errores, batallando guerras.
Dibujando en tu alma con tus acuarelas,
colores que tiñan tu nostalgia eterna.

Buscando en un libro puentes a otra tierra,
donde habiten  hadas, duendes y  princesas.
Donde no hayan monstruos, ni negras tormentas
y el aire acaricie tus alitas nuevas.
Allí donde la muerte, es solo leyenda;
donde no hay fantasmas, dolores, ni penas.

Habítame niña, no dejes que muera
Dentro de mi ser, tu infinita esencia.