martes, 29 de abril de 2014

Coma

Me abrigo de la bruma onírica que me envuelve todavía y me niego a despertar.
No quiero entregar mis ojos a la luz, para odiar una mañana nueva y su obligada verticalidad.
Si de pie no están los grises de los sueños, los ecos de tu voz que me reclama,
ni este aliento cercano de la muerte redentora.. ¿Cómo sobrevivir en un mundo, donde mis esperanzas no son sostenidas por tus besos..?
Respirando tu ausencia, rezándole una plegaria al olvido...
Si aquí es noche eterna y reina la luna. El universo es nuestro límite.Y somos libres de los barrotes invisibles de los miedos y de estos cuatro muros que encarcelan los deseos.
Si obedeciendo tu destino, te soltaste de mi mano y te desnudaste de tu piel y de tu cuerpo...
Me niego a despertar!..Si solo puedo tenerte en el mundo de los sueños.